Ahí están estas dos mujeres
Que conozco, son bastante
Parecidas,
Casi los mismos años
De buenas
Lecturas
Literarias.

Una vez dormí con ambas
Pero eso fue todo.

Somos amigos.

Han estado en África
París
Grecia,
Aquí y allá,
Cogiendo con hombres famosos.

Una vive ahora con un
Millonario
A unas millas
De aquí
Desayunan y
Cenan juntos,
Ella alimenta a su pez a sus gatos y
A su perro
Cuando se emborracha
Suele llamarme.

La otra vive momentos
Más difíciles,
Sola en un pequeño departamento en
Venecia (Calif.)
Escuchando los tambores del
Bongo.

Parece que los hombres famosos quieren
Mujeres jóvenes.
Una joven es más fácil de
Dejar:
Tiene más lugares
Adonde ir.

Es difícil para una mujer que
Alguna vez fue hermosa
Envejecer

Tienen que volverse más
Inteligentes (si quieren retener
A sus hombres) y hacer
Más cosas,
Dentro y fuera
De la cama.

Estas dos mujeres que conozco
Son buenas
Dentro y fuera
De la cama,
Y son inteligentes.
Bastante inteligentes como para saber
Que no pueden venir a verme
Y quedarse
Más de una
O dos horas,
Y tan parecidas son
Y sé
Que si leen este poema
Lo
Entenderán
Tan bien como
Entienden
A
Rimbaud o Rilke,
o Keats.

Mientras tanto he conocido
A una joven rubia
Del distrito de Fairfax.
Ella observa mis pinturas
En las paredes
Y yo le froto las plantas de
los pies.

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: