Seleccionar página

Después del matadero,
Doblando la esquina,
Había una cantina
Donde me sentaba y veía caer el sol
A través de la ventana,
Una ventana que daba a un sitio
Lleno de hierbas altas y secas.
Nunca me duchaba con los muchachos
En la fábrica
Después de trabajar
Así que olía a sudor y
Sangre.
El olor a sudor disminuye después
De un rato
Pero el olor a sangre empieza a fulminar
Y ganar fuerza.
Fumaba cigarrillos y tomaba cerveza
Hasta que me sentía lo suficientemente bien
Como para subirme al bus
Con las almas de todos los animales muertos
Que viajaban conmigo;
Las cabezas volteaban discretamente
Las mujeres se levantaban
Y se alejaban de mí.
Cuando bajaba del bus
Sólo tenía que caminar una cuadra
y subir una escalera para llegar
A mi cuarto donde prendería la radio
Y encendería un cigarro
Y a nadie le importaría nada más de mí.

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: