Ellos aplauden cada obra
sin falta, sin pensarlo
y cuatro o cinco voces responden
con el mismo tono agudo
“¡BRAVO! ¡BRAVO!”
como si hubieran escuchado una nueva
y vital explosión
creativa.

¿dónde han ido a parar las audiencias
que eran capaces de elegir y
discriminar?

lo que ahora piensa la mente colectiva de
la audiencia es:
entendemos
sabemos
por lo tanto
respondemos
al unísono.

y luego
al volante de sus automóviles
salen precipitadamente del estacionamiento
subterráneo
más rudos y toscos
que cualquier muchedumbre del boxeo
que cualquier muchedumbre del hipódromo
cortándose el paso
derrapando
puteando.

la Marcha al suplicio, claro está
Cuadros de una Exhibición, por supuesto
el Bolero, sí
¿La Siesta de un Fauno?

tocando bocina
disparándose por las autopistas
BRAVO L. A. oeste
BRAVO Westwood Village
BRAVO Hollywood Hills
BRAVO Beverly Hills.

Sinfonía Patética, claro está.

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: