a media hora de ninguna parte
solo
en la derruida
torre de mi mismidad

tambaleante en ésta, la
hora más
oscura

he perdido mi última
apuesta

y me
dirijo
hacia

un esquelético
silencio.

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: