Seleccionar página

el divagar de la mente,
la pérdida paulatina, el marcharse lejos.
el propio fallecimiento no puede resultar nada interesante.
desde mi cama veo 3 aves a través de la ventana del lado Este:
uno negro como el carbón, otro café oscuro, el
otro amarillo.
conforme anochece contemplo el parpadear de las luces del puente.
me encuentro tendido en mi cama envuelto hasta la barbilla.
no tengo idea de quién ganó en la pista de carreras el día de hoy.
mañana tendré que volver otra vez al hospital.
¿por qué a mí?
¿por qué no?

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: