la serpiente se arrastraba fuera de la madriguera,
y me dijo,
cuéntame de
ti.

y
le respondí,
fui abatido
hace mucho
en un callejón
en otro
mundo.

y me dijo,
todos
nos parecemos a los cerdos
azotados durante un trecho del camino,
nuestros
cerebros de grama
cantando
se dirigen hacia la
espada.

por
dios,
le contesté,
tú sí que eres
extraña.

[entonces] nos
sentamos
a fumar
cigarrillos
a las
5
de la madrugada.

Tu publicidad aquí por sólo 15€/mes — hallpalaceapartments@gmail.com

(Más de 60.000 visitas en nuestro primer año)

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: