El desperdicio de palabras
Continúa con una pasmosa
Perseverancia
Mientras el camarero corre con la bandeja llena
A cuestas
Para todos los blanquitos espabilados que se ríen
De nosotros.
Da igual. Da igual,
Siempre y cuando tengas los zapatos atados y
Nadie te siga muy
De cerca.
Ser capaz de rascarte y
Mostrar indiferencia es victoria
Suficiente.
Esas mentes estreñidas que buscan
Un sentido más alto
Serán despachadas con el resto
De la basura.
Tómatelo con calma.
Si hay luz
Ya te
Encontrará.

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: