64 días con sus noches en aquél
lugar, quimioterapia,
antibióticos, sangre corriendo a través
del catéter.
leucemia.
¿quién, yo?
a la edad de 72 años tenía este ingenuo pensamiento de que
moriría pacíficamente mientras dormía
pero
los dioses no lo han querido así.
yazgo sobre esta máquina, destrozado,
vivo a medias,
aún invocando a la Musa,
pero estoy de regreso sólo por el momento;
mientras que ya nada parece igual.
no he vuelto a nacer, tan sólo
voy tras la caza
de algunos días más, de algunas noches más,
como
esta
noche.

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: