Tras la muerte
Exageramos las buenas cualidades de una persona,
Las inflamos.

En vida
A menudo nos repele esa misma persona
Mientras hablamos con ellos por teléfono
O sencillamente al estar en la misma habitación.

Y a menudo nos mostramos críticos con su manera de
Caminar, hablar, vestirse
Vivir
Creer

Pero que se mueran,
A ver en qué criaturas se convierten
Entonces.

Ojalá en algún funeral
Alguien dijera:
“¡Qué tipo tan odioso
Era!”.

Incluso en mi funeral
Que haya un poquito de verdad,
Y luego la buena tierra
Limpia.

Tu publicidad aquí por sólo 15€/mes — hallpalaceapartments@gmail.com

(Más de 60.000 visitas en nuestro primer año)

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: