Van Gogh se cortó la oreja
para dársela a una
prostituta
que la arrojó lejos con
extrema
repugnancia.
Van, las putas no quieren
orejas
quieren
dinero.
Supongo que por eso eras
tan gran
pintor: no
entendías de
muchas otras
cosas.

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: