¿Sí?, dije, ¿de
verdad?
sí, me dijo, vive en
Malibu, voy a verla
esta noche.
ah, le dije, ¿lleváis
mucho tiempo saliendo?
claro que no, joder, no soy
masoquista.

se toqueteó la cadena de oro
y habló de
poesía. hablo de poesía
durante una
hora.

yo tampoco soy masoquista, le dije,
así que, ¿quieres
irte a tomar por
el culo?

se fue. pero sabía que
volvería.

él hablaba de
poesía. yo la
escribía.

era incapaz de entender
que ésta y nosotros
no éramos
lo mismo.

Free WordPress Themes
A %d blogueros les gusta esto: